Modelo Educativo

Para nosotros el conocimiento no se recibe en forma pasiva, ni del mundo ni de nadie, sino que es procesado y construido activamente. Además, la función cognoscitiva está al servicio de la vida, es una función adaptativa, y por lo tanto el conocimiento permite que la persona organice su mundo experiencial y vivencial.

Es por eso que en ÍTACA el adulto, en el proceso de aprendizaje, es diferente y se proyecta con un mayor alcance que el de ser un receptor pasivo.

La participación del alumno implica el análisis crítico de las situaciones planteadas, a través del aporte de soluciones efectivas.

El aprendizaje es siempre una construcción interior. Es por eso que estimulamos el razonamiento y promovemos la discusión constructiva de las ideas, favoreciendo el diálogo, para originar puntos de vista, ideas e innovaciones que al mismo tiempo conduzcan a replantear propuestas como resultado de la confrontación del saber individual y de conclusiones grupales.

Solicita más información